miércoles, 7 de marzo de 2012

Meputeoami

Mi cerebro se deshace, no puedo evitarlo, atrapada en lo que llaman la vida ordinaria, no puedo evitar sentirme presa de  mi misma, de mis desiciones, de mi futuro y de mi pasado. Siento que soy una marioneta, y quien maneja los hilos no es otra que quien escribe esto.
Es frustrante, es exasperante, siento que me ahogo, que las ganas de huidas son infinitas, el paso del tiempo me grita en la cara que tome de una vez el desvio que no está en el mapa.
Tengo miedo y no quiero hacerlo. No quiero perder lo familiar, lo que ya conozco pero que de ninguna manera me resulta tranquilizador.
Odio a Athanasia molestandome a toda hora, dia y noche, noche y dia, me grita al oido que cuente su historia, me susurra en sueños, no me deja vivir, ni siquiera cuando trato de cumplir sus deseos.
Como quisiera que ella y todos los demás que de alguna manera llegaron después se vayan de una vez! Odio a Leslie, porque no me atrevo a escribirla, es demasiado monstruoso, Odio a las nuevas: Florence y Kathie, porque con ellas las posibilidades son infinitas.
Odio a Arabella o Adisa como sea que quiera llamarse, odio haberme convertido en ella, pero por sobre todas las cosas, odio no poder, no querer, no tener la confianza suficiente para dejarlas ser, aunque tengan corta vida y no estén destinadas a llegar lejos.
Odio ser tan cobarde y excusarme con inutiles disculpas, como si el reloj fuese a detener la marcha y no lo va a hacer.
Sentirme asfixiada, fingiendo que no es asi, siento como todo es nada si no hago lo que me ordenan, mi vida se consume si no puedo hacerlo.
Se que he llegado a un punto en el que tengo que tomar una desicion, la mas dificil de todas, pero es que soy tan cobarde!

10 comentarios:

Gonzalo dijo...

Al mal paso darle prisa. Si lo vas a hacer tarde o temprano, más vale decidí hacerlo lo antes posible, ¿No?

Paris_In_Flames dijo...

Exacto, pero por ahora me esta costando.(ahora que leo mi entrada parece una nota de suicida indecisa, pero no, no viene por ahi la mano (aclaracion al pedo dentro de aclarazion) )

Guillermo Altayrac dijo...

No te dejes mandar por nadie, flaca con alitas, ni siquiera por Athanasia.
Buceá profundo y fijate qué es lo que te traba.
Y ponete este abrazo de mi parte.
¿Ves? Este.

Guillermo Altayrac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Guillermo Altayrac dijo...

Respecto a tu reacción ante «El umbral de la locura», ¡no, no, no! ¡No me dejes con la intriga: ahora quiero saber!
Abrazo y gracias por pasar.

Ale Vela dijo...

La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes, cantaba Silvio.

Yo te acepto cobarde, te amo cobarde, y de esa manera te libero. No hace falta tomar decisión alguna.

Si el cerebro se deshace, ya no hay estar preso de uno mismo, porque el cerebro es la prisión.

Libertad y felicidad sin límites.

Y putea a los demás, que tampoco sirve para nada pero es más divertido!

Guillermo Altayrac dijo...

Respecto a la señora de las cinco décadas... y media, me alegro de que te resulte interesante.

¡Quiero saber de qué se trataba «La melodia de la locura», chica misteriosa!

He pedido, vehementemente.

Guillermo Altayrac dijo...

Respecto a la caza del cervatillo, ¿identificación conmigo o con la señora?

¿Perdiste aquel escrito? Bueno, entonces no te queda otra que mandarme tus escritos nuevos.

Y eso: ¡qué no se duerma tu blog, Bastarda!
Abrazo y gracias por pasar.

Guillermo Altayrac dijo...

¡Se te durmió el blog!
¡Volvé, volvé!
¡Abrazo!

Guillermo Altayrac dijo...

¿Volverán las oscuras golondrinas?
¿Volverán las tupidas madreselvas?
¿Volverá Paris_In_Flames?