jueves, 6 de mayo de 2010

Se te extraña.


Te vas
a la ciudad definitiva sin mí,
perdonarás que no te vaya a despedir.
La noche corta como un cristal roto y tú
estarás tan triste como hermosa.

Tu luz,
quemó mis naves cargadas de incertidumbre
y el corazón que sobre tu mesa yo puse
para cenar la noche en que nos dispusimos
a saltar de la mano al precipicio.

Y yo procuraré sonreír más a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Tú me enseñaste que afuera, siempre,
me está esperando una nueva mañana
como aquella nuestra, radiante y soleada.

Te vas
a la ciudad definitiva y aqui
quedamos huérfanos y enfermos.
Te vas a reír,
pero pregunto cada noche a los fantasmas
que habitan mis bares
cuándo vuelves a casa.
Los días caen lentos como el polen de un árbol,
cubriendo todo mi jardín de desencanto.
Un sucedáneo de la vida será al fin
el tiempo que he de recorrer sin ti.

Y yo procuraré no suspirar tan a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Yo sé que afuera, inevitablemente,
me está esperando una nueva mañana.
Lo prometiste, radiante y soleada.

Y tú procurarás cumplir con lo que has prometido,
ser fuerte y devorar la manzana.
Has de pensar cada nueva mañana
que una chica a menudo piensa en ti y sonríe
aunque quizá no sean sus días más felices.

Y yo procuraré mantener la luz encendida
por si se te ocurre volver de repente.
Alumbrara este recuerdo incandescente
el camino de vuelta, aquel que trazaron antes
viejos fugitivos y nuevos amantes.





Sintiendome cada vez mas siniestra...I´ll take the rain.

3 comentarios:

Jok€r dijo...

ja ismael mi primer amor musical de afuera alla por el 2001 .. ya estan las entradas a la venta como todos los años supongo que lo ire a ver

salmon ensabinado dijo...

Que poema!! me transmitio dos sensaciones bien distinta... por un lado la tristeza de una despedida en la que "quedamos huérfanos y enfermos" y por otro lado percibi el lado positivo del siempre habra "un mañana"
en fin, me gusto estas dos sensaciones dentro de un mismto texto!
Te mando un gran abrazo!

Roberto Anki dijo...

a veces es mejor esperar a oscuras, cuchillo en mano.